Seleccionar página

Ubicada en el corazón de Argentina y con la segunda urbanización más poblada del país, Córdoba es un destino turístico por excelencia que ningún viajero debería omitir en su itinerario. 

Desde vacaciones durante mi infancia y hasta por cuestiones laborales, tengo el placer de mencionar que visité la provincia en tres ocasiones. Sin embargo, voy a elegir la última para narrar en El Diario de Viaje porque considero que es la más rica en contenido. 

Siempre que se pueda, con mi familia intentamos mantener dos viajes anuales fijos: uno durante los últimos días de cada año para iniciar el siguiente lejos de casa y otro a mediados de julio para celebrar mi cumpleaños. 

Quienes estén atentos ya podrán haber deducido que escribo esta nota durante la etapa del año que siempre suelo viajar y están en lo cierto. Un día como hoy pero del 2019 estaba recorriendo las calles de Córdoba mientras disfrutaba cada paisaje que se me cruzaba en el camino. 

Ahora me pasa todo lo contrario. Estoy a dos días de cumplir años, escribiendo desde la radio, sin saber cuando podré salir otra vez a recorrer Argentina. Sin entrar en dramas, detalló la situación actual para mencionarles que cuando termine esta oración voy a viajar en mi cabeza y con vos a este increíble lugar.

Mi segunda vez en el Aeroparque Jorge Newbery

El 2019 se presentaba de maravilla. Durante enero de ese mismo año descubrí esta linda terminal aérea para hacer mi primer viaje solo con destino a Chile y siete meses después regresé para volar a Córdoba con la familia. 

Desde el sur del conurbano bonaerense realizamos un trayecto en auto de 55 kilómetros para llegar a Aeroparque. El auto quedó estacionado en las cocheras del mencionado lugar durante los cuatro días de viaje y estaba en perfectas condiciones cuando regresamos. 

No recuerdo cuánto nos salió dejarlo ahí parado en ese entonces, pero lo que importa son los precios actuales. La estadía de parking cubierto para un auto cuesta $600, por lo tanto, ahora nos saldría un total de $2400.

Con el vehículo bajo techo ingresamos al hall principal, fuimos al sector de embarque nacional y sin dudarlo nos sentamos a comer. ¿Pensas que teníamos hambre? Sí. ¡Y mucha!

Las opciones para comer en Aeroparque son muy variadas. En nuestro caso elegimos probar sandwiches y ensaladas en el Le Pain Quotidien. Los precios son un poco elevados pero similares a los que esta cadena ofrece en todos sus locales de la provincia. 

Excelente vuelo con una aerolínea que ya no está

Con la intención de no correr a último momento, nos acercamos al sector de embarque con 10 minutos de anticipación. Tal cual estaba estipulado, antes de las 15 horas ya estabamos tomandonos una foto en el interior del avión que hace un año operaba en esta ruta aérea. 

Mediante una promoción que vimos de casualidad cuatro meses antes de viajar pudimos comprar los cinco pasajes a un excelente precio. Además de los pesos ahorrados, Norwegian Air brindó un excelente servicio durante el corto vuelo que realizamos a la ciudad de Córdoba. 

Por cuestiones que no corresponden ser detalladas en este tipo de nota, la aerolínea Low Cost no realiza más la conección de cabotaje desde diciembre del año pasado. Aclaro para que evites pasar horas buscando un vuelo de Norwegian que una Buenos Aires y Córdoba. 

¡Aterrizamos en Córdoba!

Luego de una hora y 10 minutos el piloto anunció que estábamos próximos a aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Córdoba. Cómo viajamos solo con equipaje de mano no perdimos tiempo al descender y en cuestión de minutos iniciamos el último traslado del día. 

La terminal aérea está a 13 kilómetros del centro, por lo tanto existen muchas opciones para trasladarse. Un taxi o un remis es lo más recomendado pero no lo más económico. Si viajas en grupo como nosotros, hacer uso del transporte público es lo ideal. 

En nuestro caso caminamos de más por desconocer que el colectivo ingresaba al aeropuerto, pero la línea N°25 accede para cargar pasajeros sobre la rotonda del mismo. Un poco cansados por el peso de las mochilas, conseguimos subirnos y llegamos hasta el centro de Córdoba sin inconvenientes. 

Teníamos muchas ganas de conocer toda la ciudad pero primero teníamos que ingresar a nuestro alojamiento de dos estrellas para registrarnos y dejar toda la ropa que cargabamos en la espalda.

El Hotel Gran Rex tiene una excelente ubicación y eso nos permitió salir a recorrer el centro durante las tres noches que estuvimos. Las vistas obtenidas desde la habitación triple no eran amplias pero durante un atardecer logré tomar la foto principal de esta nota.