Seleccionar página

Muchos aventureros de todo el mundo visitan Tandil para recorrer sus múltiples senderos por las sierras, conocer la historia de estas tierras, aprender sobre la cultura local y disfrutar el paisaje desde las alturas. 

Si bien la ciudad tiene atracciones de estas características en pleno centro, las mismas se extienden en las afueras, donde se puede estar en pleno contacto con la naturaleza y hasta escalar el punto más alto del Sistema de Tandilia. 

A continuación paso a describirles los cinco paseos que en mi opinión son imperdibles a la hora de visitar este histórico partido bonaerense. Cabe destacar que actualmente todos están cerrados debido a la emergencia sanitaria por el Coronavirus. 

Cerro Centinela

Ubicado al sur de la ciudad, el predio reúne cientos de actividades para turistas y locales. Quienes deseen visitarlo pueden acceder desde la Ruta Provincial 30, en su intersección con la Avenida Estrada, o mismo utilizar esta calle que nace en el centro como la Avenida Avellaneda. 

El nombre fue elegido para recordar la piedra El Centinela que durante muchas décadas se utilizó para trabajar en la zona, que se mantiene en condiciones similares a las de aquella época.

Además de tener un parador de cocina regional para deleitarse con los platos locales y un almacén donde ofrecen dulces, licores y hasta un recorrido educativo sobre el relieve de Tandil; su atracción principal es el sistema de aerosillas. 

Éste completa un recorrido 630 metros en solo 9 minutos. Si bien no es muy extenso, las vistas obtenidas son inigualables ya que se puede apreciar la ciudad de Tandil casi en su totalidad. 

Sábados, domingos y feriados de 11 a 17 son las condiciones establecidas utilizarla fuera de temporada, ya que de lo contrario, está disponible todos los días. 

Entrar al predio del Cerro Centinela es completamente gratuito y se lo puede visitar de 10 a 18 horas. 

Cristo de las Sierras 

Inaugurado el 12 de octubre del 2014, el Cristo de las Sierras se convirtió en un ícono de la ciudad y miles de personas llegan a Tandil exclusivamente para conocerlo. El caudal máximo de turistas tiene lugar durante la Semana Santa, donde los creyentes completan el recorrido hasta los pies de la escultura a modo de conmemoración. 

Más allá del hecho religioso, todos deberían visitarlo para conocer el sitio y descubrir otro excelente mirador en la zona. Su acceso es gratuito y se puede realizar todos los días hasta las 19.30 hs. 

La enorme imagen ubicada en el punto más alto tiene 15 metros de altura y casi cinco metros de ancho. Una vez que se llega a la playa de estacionamiento por la calle Papa Francisco, el ascenso puede demorar entre 20 y 30 minutos dependiendo la edad y condición física de la persona. El camino hasta la cima es de piedra, por lo tanto, siempre es recomendable un buen calzado. 

La Cascada

No modificar los espacios naturales es una de las costumbres más establecidas en Tandil y un claro ejemplo es el Cerro La Cascada. Ubicada frente al Cristo de las Sierras, a seis kilómetros del centro, el único acceso disponible es por la Avenida Don Bosco, al doblar en la esquina con la calle Yugoslavia. 

El trazado termina en un estacionamiento y en este lugar donde se debe continuar a pie. Que el espacio verde se pueda mantener prácticamente sin modificaciones es un logro, pero esto trae como consecuencia que los senderos no están del todo preparados para transitarlos con normalidad. 

Cuando yo lo visité no pude continuar avanzando hasta la cascada porque había caído una lluvia en las últimas horas y era prácticamente imposible caminar sobre el denso barro. 

Quienes logren llegar al final del recorrido podrán acceder a la cima del cerro, pero la única forma de conseguirlo es escalar por las piedras del mismo. Más allá de cada detalle, lo considero un paseo muy lindo para conectarse con el ambiente local e imaginar estas tierras en su origen. La entrada es gratuita. 

Cerro La Virgen

No es un lugar muy visitado por el turismo, pero al igual que en los casos anteriores, permite conocer al 100% la naturaleza local. Tras recorrer 16 kilómetros por la Ruta 226 en dirección a Azul, una pequeña calle de tierra nace rumbo a la Gruta de la Virgen de Lourdes. 

Realizar el paseo puede ser más difícil para quienes no cuenten con un vehículo, por eso, se debe averiguar sobre alguna empresa de turismo que brinde esta excursión desde el centro de la ciudad. 

Cerro La Juanita

A simple vista es una elevación más de tierra que no es considerada atracción turística y se encuentra a 45 kilómetros desde el centro; pero para los amantes del senderismo es muy popular dado que es el punto más alto del Sistema de Tandilia. 

Gracias a sus 524 metros de altura sobre el nivel del mar, en el lugar se desarrollan escuelas para principiantes de escaladas en roca, quienes utilizan las cuchillas naturales para dar sus primeros pasos. Existen múltiples caminatas que permiten conocer algunas de las siete cavernas del cerro y quienes deseen hacer cumbre deben tener en cuenta todos los factores climáticos a estas alturas. 

Alumnos de la zona suelen hacer excursiones a este lugar para descubrir las cuevas, integradas por un subsuelo con rocas precámbricas de más de 2200 millones de años.