Seleccionar página

La Catedral de Mar del Plata está ubicada en pleno centro de la ciudad, por lo tanto, encontrarla es casi inevitable. Detrás de sus paredes se esconden grandes historias y en esta nota te contaremos una por una. 

A lo largo de nuestra vida hemos tenido la posibilidad de visitarla en muchas ocasiones. Algunas veces solo por fuera, en otros momentos disfrutamos su interior y hasta presenciamos muchas misas. 

Seas creyente o no, la catedral es de esos lugares que no podés perderte en tu visita a “La Feliz”. Es de las construcciones más antiguas y, además, está rodeada por otros sitios con mucho más para contar. 

Otra iniciativa de Don Patricio Peralta Ramos

Si leíste la nota que escribimos sobre la fundación de Mar del Plata, sabrás que todo pasó por las manos de Patricio Peralta Ramos. Una vez conseguido el objetivo principal, no se quedó de brazos cruzados y siguió aportando a la joven ciudad. 

A mediados de 1873, un año antes de crear la importante urbanización costera, el emblemático personaje consiguió edificar la Capilla Santa Cecilia. Fue uno de los primeros templos en la región. 

Pasaron los años y, antes de cerrar el siglo XIX, una comisión de mujeres se comunicó con el intendente de General Pueyrredón, que por aquel momento era Clemente Cayrol, para solicitar la construcción de un templo religioso más amplio. 

Tras el pedido, efectuado en 1892, a las 14 horas del 18 de enero de 1893 se colocó la piedra fundamental de lo que en un futuro sería la Catedral de Mar del Plata. ¿En donde ocurrió? En un terreno donado por Patricio Peralta Ramos. 

Aunque los primeros pasos se dieron con velocidad, aún quedaba mucho por hacer para transformar el lugar en lo que hoy podemos disfrutar. 

Inauguración y coincidencias inesperadas

La futura Catedral de Mar del Plata estuvo en boca de todos desde el primer momento. Se trataba de una obra dirigida por el reconocido Ingeniero Pedro Benoit, entonces, había garantías de que sería espectacular. 

Entre ladrillo y ladrillo ocurrió un suceso inesperado: Benoit, que había informado que trabajaría de manera gratuita, falleció en 1897 y toda la responsabilidad quedó en su hijo Pedro. 

Aunque era un proyecto de gran magnitud, el joven no tuvo dificultades para completar los trabajos de su padre y la estructura principal quedó lista para el 28 de febrero del año mencionado, fecha en la cual se llevó a cabo la primera misa. 

¿Otra curiosidad? La estructura que hoy corresponde a la Catedral de Mar del Plata se estrenó exactamente siete años antes de que se inaugure el Torreón del Monje en la misma ciudad, sobre el cual ya te contamos. 

Prestigio y más prestigio

Una vez que todo quedó listo, el templo religioso empezó a ganar importancia y no hubo límites. En 55 años ocurrió de todo. 

Hacia 1902, el sitio se convirtió en la sede parroquial de la ciudad. Antiguamente ese título estaba en manos de la capilla Santa Cecilia. 

Otra fecha importante es la del 12 de febrero de 1905, cuando Monseñor Terreros bendijo todo el lugar que en cierta manera ya estaba terminado. Al poco tiempo se sumó la sacristía y el bautisterio, siendo este último una donación de Cecilia Peralta Ramos. 

El contexto iba viento en popa. Recién en 1912 el templo, que hasta el momento se llamaba “San Pedro”, cambió de nombre y pasó a identificarse como “Parroquia de Santa Cecilia”.

De seguir conversando sobre el incremento de importancia, hacia 1924 todo el lugar fue nominado “Basílica mayor” y 33 años después, en 1957, se convirtió en la sede del Obispado. 

Fue precisamente en ese momento que empezó a lucir su nombre actual, surgido de una combinación entre los dos primeros: “Iglesia Catedral de Mar del Plata: Basílica de los Santos Pedro y Cecilia”. 

Sus campanas inigualables

Desde 1929, cada viajero que circula por las inmediaciones de la Catedral de Mar del Plata, quizás tenga la suerte de escuchar los impactantes sonidos producidos por sus campanas. 

Además de ser una belleza y uno de los sectores más emblemáticos, el carillón compuesto de cinco unidades tiene lindas historias para analizar. 

Resulta que las campanas de bronce fueron fundidas en Francia. Terminado el trabajo, cruzaron en barco el Océano Atlántico y en el año mencionado fueron colocadas. 

Algo muy curioso son los nombres que tienen: Clara, Inés, Ercilia, Ernestina y Josefina. ¿Cuál es el motivo? Se llaman de esta manera en honor a las personas que las donaron. 

Un pedacito de Europa en Mar del Plata

Aunque te sorprenda que las campanas hayan llegado desde Francia, te contamos que no es lo único con orígenes europeos en el establecimiento. 

Del país mencionado también fueron enviados los espectaculares vitrales, que hasta nuestros días decoran la catedral. Familias adineradas de la época los adquirieron para luego donarlos.

¿El piso? Es de mosaico inglés. ¿Los techos? Fabricados con tejas vidriadas provenientes del viejo continente. ¿El órgano? Es italiano, se construyó en el mismo año que la Catedral de Mar del Plata y tiene 2.500 tubos. 

Y así podríamos seguir indagando durante un largo tiempo. Aunque se trate de un templo bien argentino, vale la pena analizarlo en detalle para conocer todo lo que tiene para ofrecer. 

Espacios imperdibles

La famosa Catedral de “La Feliz” es una mole de tres naves, que ocupa una superficie de 1.360 metros cuadrados, es decir, tiene 67 metros de largo por 20 de ancho y 60 de alto.

Con tanto espacio disponible, no es difícil imaginar la variedad de sectores existentes en su interior, que pueden albergar hasta 800 personas al mismo tiempo. 

Ni bien ingresas, todas las miradas se dirigen al Altar Mayor: allí se realizan los principales eventos religiosos, es el lugar donde descansan los restos de Enrique Rau, primer Obispo de Mar del Plata, y por debajo del mismo existe una cripta inaugurada en 1920.

Es normal que camines hipnotizado/a hacia el altar, pero te recomendamos avanzar despacio y también prestar atención al sistema de iluminación. 

En el techo de la catedral cuelga una lámpara estilo araña, muy hermosa. Su belleza es increíble, pero aún más lo es su historia: perteneció al viejo Hotel Bristol de Mar del Plata, identificado como el primer indicio del turismo en la ciudad. 

Hay catedral para rato

La emblemática construcción está a punto de cumplir 124 años, pero sin lugar a dudas que, de seguir así, permanecerá de la misma manera durante 124 años más. 

Desde su inauguración y hasta la actualidad, ha recibido distintos trabajos de mantenimiento cada 20 años. Estos no solo apuntaron a restaurar los espacios dañados, sino que incluyeron importantes modernizaciones. 

Lo descrito en el párrafo anterior es una fiel prueba del cariño que cada marplatense tiene sobre el lugar. Repetimos: seas creyente o no, es un emblema indiscutible de la ciudad. 

Pero su reconocimiento no se genera sólo en Mar del Plata. Todo Buenos Aires la identifica, ya que es el tercer templo religioso más grande de la provincia, por detrás de la Catedral de La Plata y la Basílica de Luján. 

Ahora ya sabes un poco más de la catedral y ojalá te acuerdes de nosotros cuando la visites. ¡A disfrutarla!

Más experiencias en Mar del Plata

Más noticias

Australia seguiría con las fronteras cerradas hasta el 2022

Australia seguiría con las fronteras cerradas hasta el 2022

Australia, el país que vive una situación privilegiada por ser de los territorios con menos casos de Covid-19 en el mundo, seguiría con sus fronteras internacionales cerradas al turismo, por lo menos, hasta el segundo semestre del 2022.  La novedad fue anunciada por...

Prueba social | Vuelven las noches de fiesta a Barcelona

Prueba social | Vuelven las noches de fiesta a Barcelona

España espera un gran movimiento turístico en el próximo verano y quienes gobiernan tienen muy en claro que los viajeros no solo se mueven de día, por lo tanto, en Barcelona se hará una prueba social para evaluar si vuelven las noches de fiesta.  En el proyecto está...

Alemania eliminó la cuarentena y se abrió al turismo

Alemania eliminó la cuarentena y se abrió al turismo

Europa está a punto de adentrarse en el verano y, si bien el turismo es muy importante, la pandemia aún continúa presente. Alemania está al tanto, por eso, luego de un gran análisis, eliminó la cuarentena para casi todos los viajeros.  Lo mencionado no es un caso...