Seleccionar página

Toda gran ciudad necesita de espacios verdes. Está comprobado por profesionales y, si bien en Buenos Aires hay muchos, ninguno se compara con la Reserva Ecológica ubicada en pleno centro. 

Esto no quiere decir que la reserva es más linda que otros parques y/o plazas de la ciudad, solo que por su tamaño y ubicación, no hay otro sitio en toda la provincia que se le parezca. 

¿Dónde está? Si leíste las últimas notas publicadas en El Diario de Viaje sobre Puerto Madero y Costanera Sur, ya tenés una pista. De lo contrario, te cuento que la ubicas sobre el Río de la Plata, frente a los sitios mencionados. 

Llegar es muy sencillo. Se puede disfrutar el viaje sin apuro, dado que el margen de horarios para visitarla es amplio y se mantienen durante todo el año. 

A lo largo de nuestra vida viajera hemos caminado sus senderos en varias ocasiones y siempre nos despedimos con una gran sonrisa. 

La magnitud de un ambiente tan natural, frente a los enormes edificios de Puerto Madero, es un contexto único de Buenos Aires. Realmente imperdible. 

Días y horarios

Antes de charlar sobre su historia, queremos dejar bien en claro cuales son los días y horarios en los cuales se puede visitar la Reserva Ecológica Costanera Sur. 

Si bien estamos en pandemia y algunos sitios de la ciudad funcionan con limitaciones, este pulmón natural permanece abierto, hasta el momento, bajo la misma rutina. 

Con el objetivo de que puedas organizar bien tu itinerario de viaje, te contamos que la reserva abre de martes a domingos, entre las 8 y las 18 horas en invierno. Durante el verano se extiende 60 minutos más el horario de cierre, establecido a las 19. 

Lunes y días con lluvia, todo el predio permanece cerrado. 

¿Cómo ingresar? Hay dos accesos. El principal lo encontras sobre ex entrada Brasil y, si te queda medio lejos, tenés una segunda puerta en la ex entrada Viamonte. 

Un paraíso muy joven

Aunque esta masa de naturaleza parece tener millones de años, sucede todo lo contrario: embellece la ciudad desde hace tan solo 35 años. 

Esta es la razón por la cual en otras notas, así como también en fotos antiguas de Buenos Aires, comprobarás que hasta los años 80 todo este predio era ocupado por aguas del Río de la Plata. 

¿Qué sucedió? La zona fue rellenada con el objetivo de construir un paseo peatonal y automotor en forma circular, el cual permitiera admirar Buenos Aires desde otra perspectiva. 

Los primeros trabajos se llevaron a cabo pero la idea original no se concretó. Por falta de decisiones, el predio de 350 hectáreas quedó prácticamente abandonado hasta 1986.

Luego de muchas reuniones, en el año mencionado la Fundación Vida Silvestre Argentina, Aves Argentinas y Amigos de la Tierra consiguió que el Gobierno de Buenos Aires organizara una reserva natural en el sitio. 

Organizar la naturaleza

Aunque el proyecto se concretó el 5 de junio de 1986, la naturaleza ya había avanzado sobre el territorio. Árboles, pastizales y lagunas se formaron inmediatamente, convirtiéndose además en hábitats naturales para muchas especies de animales. 

A la hora de iniciar los trabajos prácticamente no hubo que forestar. Solo hizo falta organizar el predio con el objetivo de poder recorrerlo sin inconvenientes, logrando una convivencia entre visitantes, flora y fauna.

Fue así entonces como la Reserva Ecológica de Buenos Aires se convirtió en una de las más grandes de Latinoamérica, con 2 mil especies de aves, mamíferos, anfibios, reptiles y vegetación autóctona. 

Cuatro lagunas

Obvio que el gran protagonista de la zona es el Río de la Plata, que puede ser observado con facilidad desde muchos puntos en la reserva. 

Pero para quienes buscan un espejo de agua menor, dentro del área hay cuatro lagunas con nombres muy originales. 

Laguna de Coipos es la más famosa. Se puede ver tanto por fuera como desde el interior de la reserva, dado que es la línea natural que separa al predio de la Costanera Sur. 

Dentro del mismo también podés visitar la Laguna de las Gaviotas, Laguna de los Patos y Laguna de los Macáes. 

Reconocimientos internacionales

La Reserva Ecológica es una belleza, sin lugar a dudas. Y nuestra opinión se ve reflejada en los múltiples reconocimientos que ha recibido a lo largo de su joven (pero muy importante) historia. 

A mediados de 1994, cuando Puerto Madero empezó a ponerse lindo, la reserva fue declarada de “Interés Turístico Municipal”, así como también de “Interés Nacional”. 

Nueve años después el mismo espacio natural fue nombrado “Sitio RAMSAR” por ser considerado “Humedal de Importancia Internacional”. 

A mediados de 2005 también fue reconocido como un espacio de “Importancia para la Conservación de las Aves” por las organizaciones BirdLife International y Aves Argentinas

¿Qué puedo hacer en la Reserva Ecológica?

Si llegaste hasta esta parte de la nota, es muy probable que la reserva porteña realmente te interese. 

Frente a esta situación, seguro ya planeas visitarla y para eso te damos una ayuda a la distancia contándote cuáles son las actividades disponibles.

Los amantes del camino van a estar muy felices porque la Reserva Ecológica tiene muchos senderos que van desde pequeños senderos a importantes tramos. 

“Circuito Grande” es el más importante con 8 kilómetros de extensión en total. Nosotros lo recorrimos y es alucinante. Si podés… ¡No te lo pierdas!

Caminar es lindo, pero también a muchos lectores les puede gustar las aves. ¡Dimos en el clavo! La Reserva alberga desde el 17 de mayo de 2008 al Club de Observadores de Aves perteneciente a Aves Argentinas.

Si lo tuyo son las plantas, también hay atractivos. Además de todo lo mencionado, el terreno cuenta con un vivero de plantas nativas, integrado por 8 mil ejemplares de 100 especies diferentes. 

A disfrutarla, con responsabilidad

Muchos se olvidan de caminar por la Reserva Ecológica en su paso por Buenos Aires y es una lástima. El ingreso es gratuito y muy cómodo, por lo tanto, no hay frenos en el camino. 

Sumado a las actividades mencionadas, también se puede circular en bicicleta y parar en algunos espacios abiertos a disfrutar de una buena ronda de mates. 

Es un lugar para ir a pasar el día. Si te gusta el ambiente, lo recomendado es llegar temprano, caminar, almorzar en medio de la naturaleza y concluir el paseo en horas de la tarde. 

Todo está organizado para disfrutar, pero también se deben respetar las normas: no se puede ingresar con animales, tampoco está permitido acceder con vehículos motorizados y no existe la posibilidad de acampar. 

Por otro lado, en su historia la reserva sufrió más de 400 incendios. Esto deja más que claro el por qué no está permitido encender fuego, sea por el motivo que sea. 

En simples palabras, no te pierdas este espacio natural. Y, si ya lo conocés, debajo de este párrafo final tenes un espacio para contarnos tu experiencia. ¡Animate!

Otras experiencias en Buenos Aires

Retiro | El barrio de las mil historias

Retiro | El barrio de las mil historias

En plena Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pegado a los barrios de Puerto Madero, San Nicolás y Recoleta, está Retiro. Es uno de los espacios más históricos de la zona y hoy, en El Diario de Viaje, lo vamos a conocer con detalles.  Si tuviéramos que elegir una sola...

Puerto Madero | De los barcos al lujo

Puerto Madero | De los barcos al lujo

La ciudad de Buenos Aires tiene un sinfín de rincones especiales para disfrutar del paisaje y el barrio de Puerto Madero es uno de ellos. ¿Cómo pasó de la nada al todo en 100 años? Te lo contamos.  En las comunas porteñas ocurrieron sucesos que dejaron su huella en la...

Más noticias

Un pueblo de Cuba volvió a sembrar por falta de turismo

Un pueblo de Cuba volvió a sembrar por falta de turismo

Con la llegada del turismo, muchos lugares de Cuba dejaron en un segundo plano sus actividades tradicionales para poner su foco de atención en los visitantes. Sin embargo, debido al parate ocasionado por la pandemia, hubo que volver a los viejos tiempos.  La hermosa...

Suecia | Nuevas restricciones por el avance del Covid-19

Suecia | Nuevas restricciones por el avance del Covid-19

Los países nórdicos no resultaron tan perjudicados en la primera ola de la pandemia, pero ahora, con todo lo sucedido en el medio, el virus los afectó considerablemente y es por eso que Suecia establecerá nuevas restricciones.  Quienes estén interesados/as en ingresar...

Covid-19 | Familia dejó todo y salió a navegar el mundo

Covid-19 | Familia dejó todo y salió a navegar el mundo

No hay dudas que el Covid-19 afectó a la rutina de todos los habitantes del mundo y que nos impulsó a tomar nuevas decisiones como, por ejemplo, salir a navegar por el globo sin fecha de retorno.  La situación que acabamos de describir es real. La familia Bosze,...