Puerto Madryn tiene muchos atractivos en sus alrededores, pero también cuenta con sectores de gran interés en pleno centro y se pueden conocer a pie, si les gusta caminar. Playas, museos, un cine-teatro, escuelas de buceo, monumentos, el ecocentro y cientos de puntos para disfrutar la exquisita comida local, son algunos de los lugares por conocer. 

Durante el verano la enorme franja de arena que se extiende a lo largo de la costa principal se llena de  turistas y locales. Dada la variedad de bajadas, sumado a la importante cantidad de espacio, no hay amontonamientos de personas y todos pueden disfrutar las vistas. 

Si bien en invierno las playas también son una excelente opción para caminar, el viento patagónico hace lo suyo y puede molestar a quienes no son amantes del frío. A pocos metros del agua se ubican las calles principales repletas de comercios, sectores gastronómicos y diversos espacios verdes para relajarse al aire libre. 

La Plaza San Martín está ubicada en el corazón de la ciudad, frente al edificio municipal. A pocas cuadras también aparece la Plaza España y la Plaza El Desembarco, ideales para tomar un descanso bajo los árboles. Si bien todas tienen su atractivo, la Plaza Copada es la más elegida por turistas gracias a los diversos juegos fabricados íntegramente en madera artesanal para los más chicos.

Una de las esquinas más populares es en el cruce de la calle Belgrano con la Avenida Julio Argentino Roca. Sobre la primera se encuentra un Casino donde los mayores de edad se reúnen a disfrutar del juego y a pocos metros, sobre la avenida mencionada, hay un enorme Shopping. Ambas atracciones reciben a miles de personas durante todo el año. 

Las mejores vistas al centro de la ciudad

Si de conocer paisajes se trata, el Muelle Comandante Luis Piedra Buena es el lugar que estás buscando. Ubicado en la intersección de Hipólito Yrigoyen y Guillermo Rawson, frente al Monumento al Trabajador, es un punto muy visitado por amantes de la naturaleza. 

En mi recorrida quedé asombrado por el hermoso color del agua que circulaba por debajo del camino, los barcos que allí se amarran y la increíble vista panorámica de Puerto Madryn. 

Este es el lugar más alejado de la costa en el centro de la ciudad y se accede gratis. Atentos. Si visitan el destino en temporada de ballenas, la cual comienza en mayo y puede extenderse hasta diciembre, el muelle es un lugar ideal para buscarlas. 

Desde otros sectores quizás se pueden ver más de cerca, pero la amplitud de visión obtenida en este sitio facilita encontrarlas. Si tienen suerte, quizás puedan presenciar cómo se impulsan para salir a la superficie y hasta ver dos al mismo tiempo. 

Una recorrida de punta a punta

Quienes visiten la ciudad con algún vehículo, decidan hacer paseos en transporte público y/o alquilar bicicletas; recorrer la ciudad desde Punta Cuevas hasta el Monumento a la diversidad o viceversa, es una gran opción en su viaje por Puerto Madryn. 

Punta Cuevas es un sector ubicado al sur, desde donde también se pueden obtener maravillosas vistas por la considerable altura del terreno. Además de conocer el Mástil de Banderas y el Monumento al Tehuelche, en el lugar hay un parque histórico donde se explican los inicios de la ciudad, así como también el Museo del Desembarco. 

De tomar este lugar como punto de inicio para el recorrido, la Avenida Almirante Brown los llevará  bordeando las hermosas playas que ofrecen un escenario perfecto para pasear. 

Tras un pequeño giro, les recomiendo continuar por la Avenida Julio Argentino Roca que atraviesa las seis cuadras más céntricas de Puerto Madryn. La misma vuelve a cambiar de nombre en la rotonda frente al Muelle Luis Piedra Buena y se convierte en Avenida Guillermo Rawson. 

Esta parte del tramo aún se mantiene pegada a la costa, por eso se puede seguir disfrutando del paisaje. El camino termina (o empieza) a 100 metros del Monumento a la diversidad. Si bien existe la posibilidad de continuar por la Avenida Kenneth Woodley, el trazado ya no es tan turístico porque ingresa en el sector industrial de la ciudad. 

El paseo tiene solo 6.4 kilómetros de extensión. Quienes gocen de una buena condición física también se pueden animar a realizarlo a pie para admirar con más detalle cada maravilla del camino.