En nuestra visita a Carmen de Areco como Embajadores Locales DTI, tuvimos la oportunidad de conocer en detalle el centro histórico y hoy vamos a compartir la experiencia.

Tras haber llegado desde Ciudad Autónoma de Buenos Aires, personal de turismo, cultura y también del departamento de historia, nos esperaban en las puertas del palacio municipal. 

Lo que pasó allí ya lo sabés dado que te lo contamos en la nota anterior, en la cual realizamos un gran resumen de la aventura turística.

Sin embargo, quedamos en armar otras publicaciones para abarcar información más precisa de cada sitio visitado y esta es la primera.

Municipalidad

Tal cual lo dice su nombre, es un edificio gubernamental y allí se cumplen todas las tareas municipales. Obvio que no se trata de un museo, pero en este caso particular sí podríamos verlo como tal. 

¿Qué sucede? Es una maravilla. Además de que superó los 100 años de antigüedad hace tiempo, todas sus instalaciones se mantienen impecables hasta nuestros días. 

A eso se le suma que el terreno también tiene historia. Se cree que en las inmediaciones funcionó el sector principal del antiguo fortín, el cual marcó el comienzo de la urbanización que luego tomaría el nombre de Carmen de Areco. 

Durante los primeros minutos del paseo conocimos los interiores, caracterizados por paredes altas, puertas gigantes y bellas escaleras que habrán recibido los pasos de muchas personalidades importantes. 

El desayuno, previo a la reunión inicial, fue organizado en un salón enorme, ubicado en el primer piso. La superficie era ideal para mantener el distanciamiento social y el hecho de permanecer distantes nos permitió disfrutar de la arquitectura. 

De todo lo observado, fueron las arañas fabricadas en Europa lo que más nos llamó la atención. Además de cumplir su función, que es iluminar, le dan un toque de glamour a toda la estructura. 

Antes de despedirnos recibimos el permiso de salir al balcón para tomar algunas fotografías y confesamos que desde allí se tienen muy lindas vistas hacia la Plaza Independencia. 

Plaza Independencia

Ya que la mencionamos para terminar el párrafo anterior, es el momento ideal para describirla e identificarla como uno de los espacios fundacionales de la ciudad. 

Aunque no se destaca por su tamaño, si lo hace por la belleza que emana desde todos sus rincones. Hay que reconocer que la mantienen muy cuidada, por lo tanto, es el sitio urbano ideal para descansar y disfrutar la naturaleza local. 

Hay registros que el espacio es utilizado como plaza desde la época del fuerte. Una vez que Carmen de Areco se fundó, en 1812, tomó una forma rectangular y así se mantuvo durante más de 200 años. 

Su historia está a flor de piel. Fue testigo de los cambios ocurridos en la ciudad, así como también recibió el cariño de todas las generaciones que pudieron disfrutarla. 

Cuenta la historia que allí, en 1858, se instaló el primer tramo del alumbrado público que tuvo Carmen de Areco. Hoy es algo típico, pero créannos que en ese momento era tecnología de punta. 

En la actualidad la Plaza Independencia mantiene su rango de importancia, continúa en el centro histórico de Carmen de Areco y cada vez está más linda. 

Bancos, monumentos, tres mástiles para colocar banderas, piedras anaranjadas en los senderos, árboles enormes y bonitas flores, son algunos de sus componentes. 

Banco Provincia

En la intersección de las calles San Martín y Belgrano, frente a la Plaza Independencia y en Diagonal a la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, está la sede histórica del Banco Provincia. 

Acá podemos analizar el paseo de la misma manera que lo hicimos con el edificio municipal. ¿Por qué? Digamos que la función del banco está clara y no hay mucha gente que elige explorar con ojos de turista los pasillos a donde donde suele hacer trámites.

Sin embargo, en este caso también podría ser la excepción dado que la construcción permanece en excelente estado de conservación y es la original. Uno puede retirar dinero bajo techos instalados hace casi dos siglos. 

En nuestro paseo no ingresamos, pero si prestamos atención al exterior y aprovechamos para fotografiarlo. Al fondo de la nota encontrarás las evidencias. 

Nos llamó mucho la atención todos sus ornamentos decorativos, así como también el color. Es una pared blanca, pero debe ser pintada con frecuencia porque brilla mucho. 

Iglesia Nuestra Señora del Carmen

Si hablamos de construcciones famosas en Carmen de Areco, la iglesia ubicada frente a la Plaza Independencia es, sin lugar a dudas, una de ellas. 

Fue inaugurada el 9 de mayo de 1861, por lo tanto, está a punto de cumplir 160 años de historia. Tiene casi 20 décadas de antigüedad y su nivel de mantenimiento es excelente.

Pero… ¿Carmen de Areco recién tuvo una iglesia 49 años después de su fundación? No. Resulta que la obra actual es la última en edificarse, pero allí hubo templos religiosos desde el siglo XVIII. 

Con mucho trabajo se pudo descifrar que en 1782 ya había una iglesia en la zona del fortín, que luego fue sustituida por otra más moderna, inaugurada al poco tiempo de fundarse el pueblo. 

Otro dato interesante es que en el terreno donde se construyó la parroquia actual, funcionó el primer cementerio del pueblo. Hoy en día los fallecidos descansan en las afueras.

Durante el paseo que realizamos como Embajadores Locales DTI, invitados por el Municipio de Carmen de Areco, pudimos acceder al templo, explorarlo y recorrerlo en detalle. 

En su interior hay vitrales, imágenes religiosas con un valor importante y asientos de sobra para presenciar las misas. 

Su altar es enorme y digno de observar durante largos minutos. Nosotros tomamos varias fotos de la construcción, pero en la nota solo incluimos la que más nos gustó. 

Sus casas

El casco histórico de Carmen de Areco es una belleza y, por lo general, quienes llegan de visita a la ciudad nunca se lo pierden. 

Ahora, en esta última parte de la nota, queremos dejar algo en claro: el paseo es de gran importancia a la hora de pasear por el destino pero, desde nuestro punto de vista, queda incompleto si no conocen las viviendas más antiguas. 

Durante la travesía realizada a fines de febrero, las combis se detuvieron frente a una enorme casa y descendimos con el objetivo de escuchar su historia.

Resulta que frente a nuestros ojos tuvimos una construcción que data del año 1880. Es de las más antiguas de la ciudad y llama la atención por sus enormes puertas verdes. 

Justo en la esquina tiene una pequeña placa donde se la identifica como “edificio histórico” y, aunque no pudimos ingresar, apreciar el exterior es algo muy recomendado. 

Atención: no es la única vivienda del siglo XIX que sigue en pie dentro de Carmen de Areco, pero si una de las que en mejor estado permanece. Su belleza es tan grande que no pudimos evitar colocar su foto como imagen principal de la nota.

Más Destinos Turísticos de Buenos Aires

Noticias Viajeras